Invernáculo

14.10.2016 - 08:53

Imágenes de Melissa Moreira

 

INVERNÁCULO DE PLANTAS TROPICALES


Según los escasos datos disponibles la estructura del invernáculo vino desde Francia, en primera instancia se instaló en El Prado (específicamente en el lugar donde funcionó una estación meteorológica), en la década del 20 fue trasladada al Jardín Botánico a efectos de cultivar allí las plantas tropicales. En la actualidad está dotado de una cubierta protectora de policarbonato (hasta el primer metro compacto y luego 2.20 metros de policarbonato alveolar), material ideal ya que es sumamente dúctil y práctico (alternativo al vidrio, elemento que se empleaba antes), tiene además bajo peso y alta durabilidad. 
El lugar está calefaccionado y se mantiene a una temperatura promedio entre 16 y 20 ºC todo el año, para lograr este objetivo se cuenta con una caldera a gas que calienta el agua que circula por tuberías de hierro galvanizado situadas debajo del piso; se genera un ambiente con alta temperatura y humedad, la radiación solar al atravesar la estructura permite que quede dentro del recinto, calentando el ambiente interior y obstruyendo la salida de una parte de la radiación infraroja, a su vez se evita la perdida de calor por convección. Las plantas se deben proteger de las corrientes de aire y ubicar donde no estén sujetas a grandes fluctuaciones de temperatura; respecto a la luz la mayoría prosperan con luz solar clara y filtrada o en un punto bien iluminado fuera del sol directo, si la luz no es suficiente la hojas se vuelven pálidas, se desarrollan poco, los tallos quedan débiles y delgados y es grande la vulnerabilidad a plagas y enfermedades.
Por las características reseñadas este invernáculo ofrece al público la oportunidad de conocer y disfrutar durante todo el año de una variada colección de plantas tropicales y subtropicales, representando uno de los principales atractivos del Jardín Botánico ya que los visitantes se maravillan con los helechos, palmeras, orquídeas, aráceas y otros grupos de  plantas; se trata de un ambiente saturado de humedad donde la exuberancia de las especies que se exhiben, permite a las personas imaginar que están en lugares remotos. En las visitas se muestran distintos ejemplares típicos: cuerno de alce, pandanus, peperomias,  bromelias, palo de agua, etc. propios de diversas regiones tropicales del globo, su valor ornamental debido a que muchas plantas se destacan  por su follaje atractivo, poseer  hojas grandes o de colores y dibujos llamativos o formas y texturas interesantes;  las distintas formas de propagación (sexual o por semillas y vegetativa o sea por estacas, gajos, acodos,  división de matas, injertos, etc.) y recomendaciones respecto a su cuidado.   
Entre las tareas centrales del invernáculo se destacan el cultivo de plantas tropicales y subtropicales,  su cuidado (riego, limpieza, fertilización, cambio de envases, control de plagas y enfermedades, etc.), la introducción de nuevas especies y la reposición de plantas ya existentes, la aclimatación de ejemplares nuevos y el mantenimiento de la biodiversidad.

Nino Nicoli

 

 

Compartir